COMIDA SALUDABLE

Aceite de oliva

Sus grasas monoinsaturadas frenan la degeneración del músculo y protegen las articulaciones (fundamental tras entrenar).

 

Yogur griego

Es un alimento que ayuda a aumentar la masa muscular. Tiene el doble de proteínas de un yogur normal, pero tiene la mitad de sodio. Además, sacia y quita el apetito. El yogur griego, en su elaboración, no pierde caseína, una proteína de digestión lenta que proporciona aminoácidos a la sangre.

 

Jengibre

Alivia el dolor muscular, además de estimular el metabolismo (aumenta el gasto de energía) y la oxidación de las grasas.

 

Caballa

Rica en Omega 3, que reduce la descomposición de las proteínas que se produce tras el ejercicio (para generar músculo, hay que almacenar nuevas proteínas antes de que el organismo descomponga las viejas).

 

Huevo

Contiene aminoácidos esenciales que reparan la masa muscular. Por otra parte, la yema es rica en vitamina D, necesaria para mantener el tejido muscular en óptimas condiciones.

 

Fruta y verdura

5 raciones de ambas al día son imprescindibles por sus minerales y vitaminas A y C, que son antioxidantes.

MENÚ PROTÉICO

Desayuno: Fruta + un yogur con pan de centeno o avena.

Media mañana: Pavo + infusión o almendras o queso freso + fruta.

Comida: Verduras de hoja verde + carne magra + yogur de soja.

Merienda: Pavo + infusión o jengibre.

Cena: Verduras + pescado blanco + infusión relajante.